No subestimes a un músico…

La música, ese maravilloso patrimonio universal que tanto admiramos y disfrutamos a lo largo de los siglos…

Todo el mundo reconoce en la música un sinfín de buenas cualidades y no cabe duda que es uno de los bienes mas preciados en la humanidad. Sin embargo;

¿Estamos seguros de que cuando nos presentan a un músic@,lo respetamos y valoramos igual ,o más que cualquier otra profesión? . NO.

En esta sociedad admiramos la Música , pero no valoramos a quién la ejecuta. No podemos incluir a todo el mundo, por supuesto, pero desgraciadamente la mayoría de los músicos, artistas o quiénes se dediquen a la Cultura en general,son tratados como profesionales inferiores comparados con otras disciplinas.

Apuntamos a nuestros hij@s a clases de Música con el propósito de tener actividades para bebes extraescolares, de aumentar sus capacidades creativas, de concienciar al pequeño entorno a los beneficios de la música, pero, cuando nuestro hijo al ser un poco más mayor nos dice :

“ Mamá, Papá, quiero ser Músico “, inmediatamente pensamos: “¿Seguro hijo?, ¡esta profesión no tiene futuro!”

Queridos papás, que no cunda el pánico. Probablemente en vuestra escala de valores ,una profesión con más futuro pueda ser Ingeniero o Abogado, o quizá cualquier otra, pero… que no pertenezca al mundo de la farándula, claro.

Aún así … Nunca subestiméis a un music@ porque…

1. Estará preparado para el fracaso desde el minuto 1. Un músico se expone al fracaso y al éxito sin tirar la toalla. Desde que un mini-músico en la niñez hace su primera audición en público, inconscientemente se prepara para el triunfo o para el fracaso. Si realiza una mala interpretación de una pieza musical, sus herramientas de defensa se ponen en marcha para volver a exponerse a una nueva audición que consiga superar a la anterior. Mentalmente se hará mucho más fuerte si logra superar cada reto. Así hasta el fin de sus días musicales.

2. Un músic@ es más inteligente que la media. Un estudiante de cualquier otra carrera, no estudia otras disciplinas paralelamente. Un músico profesional que quiera continuar con sus estudios superiores musicales, debe estudiar a la vez, las mismas asignaturas que todos los demás alumnos hasta el bachillerato, compaginándolo con las diversas asignaturas musicales que entren dentro del curso escolar. Está comprobado que un niñ@ que estudie música no sufrirá casi nunca fracaso escolar, puesto que el aprendizaje musical estimula en gran parte el cerebro y sus capacidades cognitivas y emocionales.

3. Es más disciplinado y constante. La música requiere talento, pero además del talento, su práctica no surge de la nada. La música y su aprendizaje son una de las disciplinas que requieren más constancia, esfuerzo y dedicación. Al igual que un atleta se prepara para correr y mejorar sus capacidades, el músico debe hacerlo de igual forma. Pasan horas y horas de práctica instrumental con el que el esfuerzo del trabajo realizado se ve representado en forma artística. La práctica instrumental hace mantener hábitos sanos de estudio, disciplina y constancia. No sólo será aplicable a la Música ,sino también a la Vida .

4. Su motivación profesional es vocacional y pasional. En muchos trabajos prevalece el interés económico delante de otras muchas cosas. Un músico trabaja mayoritariamente por vocación y pasión. Muchas veces, ni siquiera pueden tener un sueldo acorde, a sus servicios y formación. A pesar de eso, siguen en el camino, por amor a lo que les hace felices.

Probablemente un músic@ lo tenga más difícil en la sociedad, pero no por eso debemos subestimarlos. Al fin y al cabo, un músico decide arriesgarse a plantearse un futuro profesional dentro de la Música, pudiendo escoger un camino más “fácil” dentro del sector laboral.

Decide en definitiva ser coherente con sus creencias y principios y apostar por lo que le satisface plenamente.

Decide SER FELIZ con aquello que hace.

Yvette Delhom López
Creadora y Orientadora metodológica BatucadoCYMERA_20150429_151039

One Response to “No subestimes a un músico…”


Leave a Reply